WING WAVE : ¿CÓMO DAR EN EL CENTRO DE LA DIANA?

Sin título-1

Tenemos mucha costumbre de llamar a las cosas en inglés (OUCH!Solutions 😉 ). Les paso a dos alemánes que hace unos años desarollaron un método innovador aplicable en el coaching, el wingwave.

Wing-que? Si, muchos de nosotros tuvimos la misma reacción solo al escuchar el nombre. De hecho, nuestra ambición cuando fuimos a la charla introductoria del curso de formación impartida en el Institut Gestalt de Barcelona, era salir de aquella sala pudiendo pronunciar esta metodología correctamente. Pues, las expectativas nos superaron. No solo ahora sabemos decirlo bien (mi socia se ríe aún cuando afirmo esto con tanta certeza), sino que también conocemos las razones del porque aquello se llama así y, lo más importante, nos hemos enamorado de ella, aunque al principio, yo por lo menos, era bastante escéptica al respeto.

Lo típico de los italianos: Si no lo pruebo no me lo creo, ¿sabéis? Pues decidí quitarme ese prejuicio o, por lo menos, dejar que la curiosidad me guiara hacia lo que no conocía, y salí como voluntaria en la demonstración de la técnica. Esto va para los lectores asiduos: ¿Os acordáis de lo de salir de la zona de confort? ¿Aquello de que es más divertido que estar sentados y mirar? HE AQUÍ EL EJEMPLO.

Y es por eso que, antes de utilizar términos pseudo-científicos para deciros que el wingwave funciona, y mucho, me gustaría compartir con vosotros mi experiencia personal con ello.

Además, los que son amantes de ver resultados rápidos y concretos, es decir,  la mayoría de los que nos dedicamos a esto ( que, la verdad, con la excusa de que al final la responsabilidad siempre está en las manos del cliente, a veces pecamos de vagos) la encontrarán una herramienta muy valiosa porque deja que tu cuerpo hable solo, sin hacerle hacer mucho trabajo.

Bromas aparte, salí como voluntaria, decía. Y, como siempre pasa cuando estas delante de un grupo desconocido de personas, te lanzas y decides trabajar algo aparentemente “neutral”. Claro, el trabajo (¿de verdad me mojo eh?), los retos profesionales. Sin embargo, el inconsciente, que es lo que el coaching wingwave sabe trabajar y muy sabiamente, nunca miente. Y nos da información muy valiosa y mucho más privada de lo que nos gustaría. Y fue así que, casi sin darme cuenta, una super crack, Aina Oliver, que dirigió la dinámica, me hizo remontar a mis 8 añitos, ayudándome a desbloquear algo que me genera(ba) estrés y que, a pesar del hecho que yo no le ponía conciencia, tiene muchos enlaces con lo que yo había presentado como el tema a trabajar.

Long story short (veis, como siempre en ingles suena mas cool).  La sesión demo me gustó tanto y le vi tanta utilidad en nuestro trabajo y a nivel personal, que me animé a probar una primera sesión con otro profesional del equipo wingwave del insitut Gestalt, y viendo los resultados de esa metodología, certera, rápida y muy directa, decidí mojarme de verdad. Trabajé unos temas más personales y la verdad que la noche después de la sesión, fue tormentosa y no muy divertida. Sí, porque lo que básicamente hace el wingwave, es encontrar un bloqueo no gestionado entonces y  poner orden a todo el caos que esta generado por la falta de gestión en nuestro inconsciente. Así ayuda a nuestro cerebro a procesar información que nos genera estados emocionales estresantes. Es lo que, naturalmente (y excepto en ocasiones que deja esos hijitos colgando que nos fastidian durante toda la existencia),  nuestro cerebro realiza cuando dormimos, en la fase REM concretamente.

Salimos de aquella charla con muchísimas ganas de más, y las dos no dudamos un segundo en tomar la decisión de apuntarnos a la formación para certificarnos, ciertas que el wingwave es una herramienta muy potente que da muchas pistas para acompañar a personas sobre todo con todo aquello que genera emociones de estrés, bloqueos emocionales, fobias, ideas limitantes y que, muchas veces, a pesar de que el enfoque del coaching este muy en el presente, se encuentran en nuestro pasado.

¿Como? Como su hermano mayor, la PNL, el wingwave trabaja con el subconsciente, y nada mejor que nuestro cuerpo para darle palabra y forma . Es así entonces que la eficacia del wingwave deriva de un lado de las herramientas de la programación neurolingüística, y de otro de la simulación de las fases MOR (movimientos oculares rápidos) y a través del test Bi-Digital O-RING de reacción muscular, que funciona en modo “test”, y evalua la efectividad del proceso en curso tan solo utilizando dos dedos de una mano.

melissa-chabot-100925

“El batir de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo”… así esta resumida la fuerza que puede alcanzar el  wingwave; pequeñas acciones pueden generar cambios espectaculares.

Y es entonces, cuando se encuentra aquel pequeño punto rojo del centro de la diana de nuestro funcionamiento, cuando empiezan a suceder los cambios que nos permiten llegar a nuestros sueños.

Probar para creer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s